Aislamiento, Coronavirus, coherencias e incoherencias

Coronavirus
Coronavirus

El presidente de la República ha decidido suspender las clases en los colegios públicos y privados de Colombia.

Había una presión muy grande para que tomara esta decisión. Se cuestionaba la incoherencia entre el propósito de contener la expansión del Coronavirus o Covid-19, y mantener millones de estudiantes concentrados en colegios y escuelas, al tiempo que se cancelaban conciertos, eventos culturales y reuniones masivas de todo tipo. Esto, al ver lo que ha ocurrido en China, Italia, Francia, España, Irán, Estados Unidos, entre otros países, dónde los contagios y muertes crecieron exponencialmente.

Finalmente, hoy se ha determinado que desde mañana los estudiantes se queden en sus casas. Se minimiza así el riesgo de contagio para ellos y sus familias.

Pero, simultáneamente se decidió que docentes, directivos y demás trabajadores permanezcan trabajando en las instituciones educativas. Hay coherencia? No hay riesgo de contagio para ellos? Hay muchos adultos mayores en esta población, los más susceptibles de contagiarse. Incoherencia?

También decretó el gobierno adelantar las vacaciones de docentes y directivos. Pero estas vacaciones irán del 30 de marzo al 20 de abril, en un periodo en el cual literalmente se está exigiendo a toda la población mantenerse aislada, en la casa. Cómo podrían los trabajadores de le educación disfrutar de ese derecho laboral que son las vacaciones? Incoherencia?

Algunos docentes y directivos exigían la suspensión inmediata de clases y acusaban al gobierno del presidente Duque de inepto y corrupto por no tomar esa decisión. Ahora que la ha tomado lo acusan de conculcar los derechos de los educadores de manera inconsulta. Incoherencia?

Qué estamos dispuestos a hacer para que la muerte disfrazada de virus no se lleve la vida, la nuestra y la de tantos y tantos seres humanos? Por lo pronto, hemos visto la cuarentena de pueblos enteros en la China, la parálisis de la vida social en Italia, Francia e incluso en España, el rompimiento de las relaciones cercanas entre Miles de familias, la cancelación de la vida deportiva y cultural en muchos países del mundo, la postergación indefinida de viajes de placer o indispensables para el encuentro familiar, las pérdidas incuantificables de empresas y Estados por doquiera. Y aún no sabemos cómo se afectará la vida de millones de personas que perderán sus trabajos, que quedarán sin ingresos para alimentar a sus familias, mientras, casi como siempre, unos cuantos se harán más ricos a costa del sufrimiento de los pueblos.

Y nosotros, para ser coherentes con la defensa de la vida como bien supremo, qué estamos dispuestos a hacer y a dar? Coherencia.

Qué?

Para la vida, la salud y la paz, todo. Para la guerra y la muerte, nada!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*