Covid sin IVA

dia sin iva
dia sin iva

Fue una jornada sin precedentes. Aproximadamente 5 millones de colombianos salieron en estampida del aislamiento para aprovechar los descuentos que la reducción del IVA representaba en algunos productos. Ni en los tradicionales “viernes negros” o “lunes cibernéticos” se habían registrado actividades comerciales similares, mucho menos las aglomeraciones presentadas.  

José Andrés Romero Tarazona, Director General de la DIAN, en primeras declaraciones afirmó que el comercio formal había registrado un crecimiento del 158% comparativamente a los días previos. Estimó las ventas podrían superar los $ 5 billones de pesos. La categoría mayor demandada indudablemente fue la de electrodomésticos, seguida por celulares, electrónica, computación, audio, video y finalmente artículos deportivos. Prendas, confecciones y calzado no tuvieron los mismos comportamientos astronómicos, pero igual registraron positivos crecimientos.

El gigante latinoamericano de comercio electrónico Mercado Libre, según sus propios indicadores, registró incremento en ventas cercano al 1000% y un trafico de 583%.

Lamentablemente brilló la indisciplina propia de la población. Las normas de bioseguridad, respeto a las aglomeraciones y la fragilidad de los órganos de seguridad, vigilancia privada y policía, no estaban preparados para la avalancha registrada. 

Los brotes de insurrección atestiguados en algunos establecimientos fueron aprovechados por los enemigos de la necesaria reactivación económica para vociferar protestando por la jornada.

Sin embargo, Colombia registra unas estadísticas de un desarrollo de la pandemia favorable cuando son comparadas con indicadores de otros países. En este sentido debemos aprender de los errores cometidos del primer día sin IVA, mejorando expectativas de control, vigilancia y protección requeridas ante la amenaza de la pandemia, en los próximos dos eventos programados para el mes de Julio.

“Una golondrina no hace verano” dice el sabio refrán, en referencia a que no todo fue un fiasco o un éxito. Las compras represadas de los días de aislamiento, el atractivo económico de no tributar IVA y el ahorro que de alguna manera se registró por el bajo consumo de los meses previos, no significa que los días de Julio tengan comportamiento similar. 

La pregunta lógica que surge después del primer piloto es ¿sí se justifica volver a las restricciones de movilidad? o quizás es el momento de abrir, con debida protección y bio-seguridad normativa, la totalidad de los negocios, espacios de entretenimiento e impulsar definitivamente la rezagada economía.

El mundo entero observará, en días venideros y muy de cerca. el comportamiento del virus en Colombia para así asumir posturas similares de reactivación comercial o contrariamente recrudecer las medidas de circulación.

Nos quedan días de pedagogía para que en las próximas jornadas brillemos por el civismo, auto control y quizás lo mas practico recurrir a plataformas de comercio electrónico, disponibles las 24 horas del día, sin los riesgos que implica exponernos inoficiosamente al contagio destructor. 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*