En el Día Internacional de la Paz

victimas
victimas

¡QUIÉN PARARÁ EL DESANGRE DE NUESTRA PATRIA!

Las Naciones Unidas proclamaron el 21 de Septiembre como el Día Internacional de la Paz, que desde hace unos años es la Jornada de No violencia y alto al fuego. Pues en este día, el mundo se enterará de que en Colombia ha ocurrido una nueva masacre contra nuestro pueblo. En Munchique, corregimiento del Municipio de Buenos Aires, Cauca, un grupo armado ha matado a por lo menos a siete personas, usando al parecer armas de largo alcance y granadas de fragmentación.

Es la masacre número 54 en el presente año, sin que el presidente Duque ni su ministro de defensa hayan hecho nada para detener este desangre. La Defensoría del Pueblo ya había registrado varias alertas tempranas para esta zona. El gobierno, incluido el «Alto» comisionado para la paz, se han dedicado a poner el espejo retrovisor para culpar al gobierno anterior de lo que ocurre, al tiempo que recibe la «certificación» del gobierno estadounidense por el combate contra las drogas. Más glifosato (veneno) contra los campesinos, mientras los grandes narcotraficantes seguirán lucrándose en iguales o mejores proporciones.

En campos y ciudades se hace la voluntad de los grupos violentos, llámense disidencias de la guerrilla, ELN, bacrim, paramilitares, clanes, autodefensas, águilas, etc. Mientras tanto, tenemos que ver, de manera reiterada, cómo miembros de las fuerzas armadas del Estado se dedican a agredir y matar a los ciudadanos, en vez de cumplir la misión constitucional para la cual se han conformado. Triste y dolorosa realidad.

Solo la movilización ciudadana fuerte, masiva y pacífica logrará que el gobierno cumpla su deber legal de proteger los derechos humanos de todos los colombianos. La movilización puede ser en marchas, caminatas, cacerolazos, velatones, pero también es la palabra escrita, la denuncia, la convocatoria, la invitación a la reflexión. Todas las mentes y los corazones comprometidos con la defensa de la vida y de los demás derechos humanos tenemos un compromiso histórico e ineludible: hacer sentir a los gobernantes y a todos los violentos que han equivocado el camino y que deben acatar el clamor de paz que llega desde todos los rincones de la patria y desde los más lejanos lugares del mundo. Deben decir basta ya a sus anhelos de «hacer trizas la paz», pues cada palabra que dicen en este sentido alienta a las fuerzas de la muerte para enfilar sus armas contra el pueblo. No hay duda. No puede haberla. No se trata de meros hechos aislados, no. Hay algo más. ¿Una política de Estado?

En el Día Internacional de la Paz y de la no violencia, fortalezcamos la unidad nacional en defensa de la vida. ¡Cesen ya los actos violentos contra el pueblo! ¡Fuerzas armadas de Colombia pónganse al servicio de la paz de nuestra gente!

¡Para la vida y la paz, todo. Para la guerra, la violencia y la muerte, nada!

En Cali, a los 21 días del mes de septiembre de 2020, en medio de la pandemia por Covid 19 que ha contagiado a 765.076 y matado a 24.208 colombianos, mientras que en el planeta hay ya 30.9 millones de contagiados y 954.000 muertos.

PD: y es nuevamente el Cauca afrodescendiente e indígena el objetivo de los violentos. Dolor.

https://www.elespectador.com/noticias/judicial/denuncian-nueva-masacre-esta-vez-en-zona-rural-de-buenos-aires-cauca/

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*