La Indigencia de la Política de Bienestar Social – Parte I

habitante_calle
habitante_calle

La ausencia de política que pone en peligro a todos

Bogotá con nueve millones de habitantes tiene censados más de 9.538 habitantes de y en calle. En Cali tenemos aproximadamente 4.500 personas viviendo en esa condición.

Cali una de las ciudades más bellas de Colombia. Su potencial turístico se resalta al haber recibido el galardón como Ciudad Destino Cultural de Suramérica 2019, uno de los premios más prestigiosos de esta industria. Sin embargo, con 2.4 millones de habitantes, esta ciudad es cuatro veces menos el tamaño de nuestra capital. Bogotá con nueve millones de habitantes tiene censados más de 9.538 habitantes de y en calle. En nuestra ciudad tenemos aproximadamente 4.500 personas viviendo en esa condición.

Los habitantes de y en calle son un fenómeno generalmente desconocido para la ciudadanía debido a que no es generador de dinero ni mucho menos de votos. El habitante de calle es la persona de cualquier edad que, generalmente, ha roto en
forma definitiva los vínculos con su familia y hace de la calle su espacio permanente de vida. El habitante en calle es la persona que hace de la calle el escenario para su supervivencia, alternando con un lugar de vivienda o con una habitación de residencia
u hotel.

El último censo de esta población fue realizado en el periodo del señor alcalde Apolinar Salcedo en el año. En ese año, se contabilizaron 3.620 personas en situación de calle, de las cuales, 1,975 (54.6 %) eran habitantes de la calle y 1,645 (45.4 %) fueron considerados como habitantes en la calle. Ha transcurrido más de una década desde aquel censo y hoy la ciudad aún no cuenta con cifras actualizadas de esta población. Lo que sí es evidente, es el impacto que están teniendo en la vida cotidiana de los caleños en algunos barrios de la ciudad.

A finales de 2016, cuando la administración del Señor Maurice Armitage empezaba a dar señales de zozobra administrativa, la comunidad del Barrio Centenario comenzó a sonar
las alarmas de esta problemática ante el gabinete de la alcaldía y los medios de comunicación.

Para esa época se hacia visible la errada política asistencialista empleada por algunos profesionales encargados de esta problemática. Pese al llamado de la comunidad,
estos funcionarios hicieron caso omiso al evidente incremento de esta población, el deterioro de su condición de vulnerabilidad y su impacto negativo en la seguridad y convivencia de residentes y comerciantes.

Con la Señora Alcira Sánchez, vicepresidenta de la JAC del barrio Granada, nos propusimos hacer la tarea de estudiar en detalle este fenómeno. Para nuestra sorpresa, mientras los anuncios en redes sociales exaltaban la atención a los habitantes de calle por parte de la Alcaldía de Cali, la indigencia de la política de la Secretaría de Bienestar Social era evidente. En el año 2016 no había cifras, ni política formulada, ni plan integral ni ruta de atención. La comunidad controvertía con los funcionarios de la Alcaldía de Cali a cerca de su “plan de atención” que consistía en proveer de alimentación y baño a un reducido número de personas y una oferta sin ningún seguimiento o lineamiento de la política
pública nacional enmarcado en la ley 1641 del 2003.

Al recabar cifras y evidencia, también encontramos que en Cali hay alrededor de 4.500 personas habitantes de y en calle. El 90% consumen algún tipo de sustancia psicoactiva y el 70 % tiene problemas mentales.

Uno de los grandes determinantes de esta situación, es el objeto de los convenios entre la alcaldía y el operador contratado para atender a los habitantes de y en calle: solo documentar y caracterizar una y otra vez la misma población. En muchas ocasiones se constató que habitantes de calle eran caracterizados más de 15 veces y en ese proceso
mientras se documenta el deterioro en su calidad de vida, no había ningún esfuerzo para abordar el origen de su problemática. En esta ceguera administrativa, con porcentajes
de rehabilitación menores al 3%, la alcaldía ha invertido en los últimos cuatro años más de
11.000 millones y así “atender” a esta población a través de un solo operador, Samaritanos de la Calle.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*