Los Héroes de Uribe

Álvaro Uribe Vélez
Fuente : Wikipedia - Recortada de la versión de Flickrː CANCILLER GARCÍA BELAUNDE CONDECORA A EMBAJADORA DE COLOMBIA EN EL PERÚ

La palabra héroe tiene una acepción inconfundible, bien sea en el diccionario de la Real Academia de la Lengua o en el de la Academia Colombiana de la Lengua. Significa simple y llanamente “persona ilustre y famosa por sus hazañas y virtudes”, o “persona que realiza una acción muy abnegada en beneficio de una causa noble”.

De héroes y heroínas se habla en la historia de la humanidad. Héroe fue Aquiles para los griegos y los admiradores de las gestas y de la mitología griega. Sin embargo, el héroe de los aquivos o aqueos no lo era para los troyanos, que no dudaban en calificarlo de villano sinigual, matador de Héctor a quien cubrió de ignominia. Héroe, París, para los griegos, pero malnacido raptor de Helena para los troyanos. Heroína, Juana de Arco, la Doncella de Orleans, para los franceses, por su amor patriótico libertario, en cambio hereje o bruja para los ingleses. Héroe, Bolívar, para los patriotas granadinos, sin embargo el peor villano para los realistas españoles admiradores del “pacificador” Pablo Morillo.

Así, podemos decir en favor del señor expresidente Uribe, que los héroes de unos pueden ser muy fácilmente asimilados a villanos por sus rivales, enemigos o contradictores. He aquí que el ya inolvidable varón antioqueño eleva a la cima de héroe de la patria al general retirado Mario Montoya, el mismo que para las madres de Soacha y para todas las víctimas de las ejecuciones extrajudiciales, vulgar e incorrectamente denominadas falsos positivos, no es más que un victimario, quizás el de más alto rango, un villano orquestador de muertes y desapariciones de jóvenes, sobre todo, en el período de gobierno de quien hoy lo eleva a esa cima queriendo igualarlo con Bolívar y demás héroes y heroínas de la escena patria y de allende las fronteras.

No es tan fácil el asunto. Bolívar el héroe fue el mismo que ordenó la guerra a muerte contra españoles y canarios y contra todo granadino que se declarara realista, el mismo que dirigió las operaciones contra los realistas pastusos en la masacre de navidad de 1822 (la “Navidad Negra”). Para los vencedores, sin duda el héroe libertador; para los vencidos, el abominable asesino y exterminador. Claro, todo esto ocurrió en el marco de una guerra a muerte por la independencia.

Veamos otros ilustres nombres que el expresidente no ha dudado en denominar también como héroes de la patria: el General Rito Alejo del Río, por su denodada labor en la “pacificación” del Urabá antioqueño, condenado por la justicia; el General Mauricio Santoyo, por su ayuda invaluable en la “liberación” de Antioquia, condenado por la justicia estadounidense y la colombiana; Jorge Noguera, “valioso” joven director del DAS, baluarte de las fuerzas paramilitares de Colombia, condenado por la justicia. Yidis Medina, congresista cuyo voto de oro salvó la reelección del señor expresidente, luego convertida en villana cuando reveló la verdad de lo ocurrido. Andrés Felipe Arias (“Uribito”), por sus admirables servicios a las familias más acaudaladas del país, incluida la del ilustre expresidente, con Agroingreso seguro, condenado por la justicia Colombiana.

El heroico general Mario Montoya fue llamado en la JEP, por el ex jefe del Gaula de Casanare, Mayor( r) Gustavo Enrique Soto Bracamonte, “lo peor que le pasó al ejército”. “Era una persona muy arbitraria”. Este ex militar lo menciona en sus declaraciones a la JEP, confesando la comisión de 80 ejecuciones extrajudiciales cometidas por sus hombres, mientras estuvo al mando del Gaula de Casanare, entre 2002 y 2003.

Como antes dijimos, en favor del ilustre expresidente queda el dilema siempre posible: ¿quién es héroe? ¿Quién es villano? Es posible que usted, estimado lector, no tenga dudas, es posible que yo tampoco las tenga. Sin embargo, debemos dejar que sea la justicia, en este caso la muy ponderada Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), la más alta expresión de la justicia transicional en esta coyuntura de nuestro país, la que decida acerca de las responsabilidades del señor general retirado. Que “ojalá no se vaya a cometer una injusticia” con este héroe, como ha dicho el ex jefe de Estado. ¿Héroe o villano?

Hasta aquí estas diletancias sobre héroes y villanos. Bien podría agregar usted otros nombres a la lista de los “héroes” o “heroínas” reconocidos como tales por el mencionado expresidente.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*