Nepotismo

Iván Duque https://www.flickr.com/photos/policiacolombia/49401125112/
Iván Duque Fuente : https://www.flickr.com/photos/policiacolombia/49401125112/

Como el celibato sacerdotal católico niega la posibilidad de tener familia, se especuló que, en la edad media, los hijos naturales de los obispos eran reconocidos como sobrinos y consecuentemente nombrados en altos cargos de la Iglesia.

Del latín nepotes, traducción de sobrino, se acuño la palabra nepotismo significando la preferencia de nombrar familiares o amigos por conveniencia familiar y no por méritos.

El nepotismo es contemplado como flagrante violación en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, considerado como acto de corrupción, cuando el nombramiento corresponde a favor político por conveniencia familiar imponiéndose al derecho de acceso a cargos públicos, descalificando idóneos aspirantes que compiten en forma justa, competitiva y acreedora.

La nefasta practica del nepotismo ha sido una constante en la historia política del país. Presidentes, alcaldes, gobernadores, legisladores y magistrados, en algunos casos, han preferido nombrar parientes en cargos de confianza en vez de mantener independencia. De forma tal, desconociendo procesos ajustados de meritocracia, baluarte del principio filosófico de administración democrática, transparente y cristalina.

En los dos años y medio de su Presidencia, Iván Duque, había sido cuidadoso en nombramientos. Salvo algunos, de poca relevancia, en el cuerpo diplomático, había preferido perfiles técnicos que políticos, aun desconociendo favores pudiera haber entregado apoyando su propio partido.

Sin embargo, esta semana el Presidente Duque, sorprendió con el nombramiento de Bibiana Taboada Arango, como codirectora en el Banco de La Republica. Hija de quien fue su inmediata colaboradora de campaña, ex ministra de Trabajo, ex ministra del Interior y hoy embajadora ante las Naciones Unidas en Suiza, Alicia Arango Olmos, escudera fiel y leal del Presidente Uribe.

No existen dudas de la integridad personal, formación académica y pergaminos de la nombrada codirectora. No obstante, se equivocó el Presidente nombrando una persona tan cercana a el, en un cargo de alta exposición y exigente función de política monetaria.

El legado de rectitud Duque ha fijado en su mandato no puede borrarse con el codo y miopía del favor en agradecimiento a incuestionable colaboradora.

Así como la decisión del nombramiento no fue fácil, tampoco será la decisión de rectificar lo actuado.

Esperamos, como gobernados, el Presidente Duque tome y asuma una decisión correcta que no empañe injustificada e infundadamente su legado.

El poeta Ingles, Alexander Pope, estampo la frase “Errar es humano, perdonar es divino, rectificar es de sabios”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion