¿Por qué luchas mujer?

Dia de la Mujer
Dia de la Mujer

A propósito de la conmemoración del Día de la Mujer en la coyuntura de 2020

¿Eres como Aspasia, precursora de autonomías y libertades en los tiempos de Pericles?

O ¿eres como Hipatia de Alejandría, amante de la ciencia y navegante en medio del piélago de supersticiones y fanatismos de la antigua Grecia dominada ya por el imperio romano cristianizado?

¿Quizás, eres la mujer que confía como María, la madre del hijo de dios, y espera con fe, sin cuestionar, el cumplimiento de su destino?

¿O te abalanzas en pos de la libertad frente a los imperios, como hizo Juana la Doncella de Orleans, sin importar las consecuencias?

¿Por qué luchas mujer? ¿Eres la que cree que el mundo de la investigación no tiene por qué estar reservado a los hombres y ve un ejemplo cimero en Marie Curie, premio nobel de Física y de Química?

¿Te gusta tal vez expresarte en silencio, escribir y publicar en secreto recordando a Aurore Dupin, la amante compañera de Chopin, quien publicó sus obras con seudónimo masculino ante el casi imposible reconocimiento de las potencias femeninas en la época?

¿Crees acaso en la pureza y transparencia del casto amor de la fiel esposa, como Carlota frustrado amor del joven Werther, en el Fausto de Goethe?

¿O sientes como Ana Karenina que el amor y la pasión pueden desbordar los límites de la razón y de las leyes, rompiendo las ataduras que imposibilitan el acercamiento de los amorosos y atormentados corazones?

¿Quizás eres la que no se queda inmóvil ante la injusticia, la que siente que las sufragistas son el ejemplo a seguir, cuando jalonaron a las demás mujeres a romper el celofán del confort patriarcal en la Europa de la Belle Époque, y lograron que el voto femenino fuera posible?

¿Te provoca alegría inigualable el gesto de Rosa Park al no pararse de su puesto en el autobús del racismo en los Estados unidos de los 50 y desencadenar así una ola de movilizaciones libertarias? ¿Te identificas con las gestas precursoras y libertarias de mujeres como Manuelita Sáenz, Policarpa Salavarrieta y, luego, María Cano, desde sus posibilidades históricas, procurando un mundo diferente y más justo para hombres y mujeres?

¿Piensas que es ya la hora de la libertad, de romper todas las cadenas que atan a las mujeres al oprobioso dominio patriarcal, a las amarras imperiales del machismo alienante? ¿Te alegras cuando viste crecer por todo el mundo el Mee Too, como rechazo al acoso sexual y laboral de cualquier tipo?

¿Valoraste como un triunfo más que significativo el hecho de que los acosadores no pudieran seguirse ocultando en la mampara del poder y del dinero para seguir depredando una y otra vez a las mujeres que se les acercaban en busca de trabajo?

¿Sientes tristeza cuando ves que muchas mujeres, al igual que los hombres de inclinaciones machistas y violentas, se regodean y toleran los actos brutales de hombres como el presidente de los Estados Unidos que se ha permitido abusar de las mujeres sin que nada ni nadie lo haya podido frenar hasta hoy?

¿Sientes indignación por el aquelarre de manipulación, de cosificación y de muerte que ondea alrededor de mujeres como Aida Merlano, convertidas en símbolo de lo que se puede hacer con la belleza y las calidades de la mujer puestas al servicio del lucro, del dinero y del poder? Comprendemos que sientas también indignación cuando ves a las que pudieran ser reinas de la lucha por la igualdad convertidas en objetos puestos al servicio de la politiquería y de la fatuidad, contribuyendo así a la ñeñización del país.

¿Te alegras infinitamente cuando ves cómo crecen las expresiones de rechazo a los violadores y a los feminicidas? ¿Crece tu esperanza cuando ves que ante la estela de muerte y desesperanza, surgen y se fortalecen mujeres como Francia Márquez y todas aquellas lideresas que defienden la vida y los derechos de todas y todos?

Ah, mujer sensible, ah mujer tenaz, ah mujer madre, ah mujer trabajadora, ah mujer amante, mujer hija, mujer maestra, mujer artista, mujer campesina, mujer indígena, mujer afrodescendiente, mujer…mujer fuente de vida y de luz, no estás sola. Incluso, estos seres incompletos, inacabados que somos los hombres, vamos comprendiendo, tal vez más lentamente de lo que se esperaría, que jamás será posible la paz del mundo mientras las mujeres no alcancen los más altos niveles de equidad de derechos.

Mucho hay para celebrar, sí. Muchas son las metas alcanzadas, sí. Muchos los apoyos recibidos, sí. Pero el día de la mujer, es para conmemorar, para recordar y valorar, para hacer memoria de lo tanto que se ha hecho en pos de la equidad de género y de la feminización de la cultura y para considerar todo lo que aún falta por hacer.

Para la vida y la paz, todo. Para la guerra y la muerte, nada!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*