Reflexiones de fin de año

colombia paz
colombia paz

Reforma Tributaria y lista de deseos
Finaliza el año y década con dos importantes acontecimientos; 
El primero, la aprobación en el Senado y Cámara de la Reforma Tributaria, hoy conocida como Ley de Crecimiento. 
El segundo corresponde a los 104 puntos presentados por los organizadores del paro nacional. 

Reforma Tributaria
El entonces candidato a la Presidencia, Iván Duque, consideraba de vital importancia, una reforma tributaria, que a diferencia de anteriores, no se fundamentara en cubrir “huecos” o “déficits” fiscales, resultante del desbordado y desordenado gasto publico, sino contrariamente aliviar la asfixiante carga del contribuyente generando un estable crecimiento económico formal, el cual generaría mayores ingresos tributarios.

Cumpliendo con su plan de gobierno y elegido Presidente, Duque presentó el proyecto inicial en el primer periodo legislativo del actual congreso. Tuvo un alto costo político, cobrado con creces por detractores y opositores, pero finalmente, aunque recortada de su concepción inicial, fue aprobada. 
El equivocado error del Congreso fue confiar en el veterano congresista conservador David Barguil, quien conceptuó que el tramite de publicación de la aprobada ley no era requisito. Sin embargo la Corte Constitucional conceptuó contrariamente y devolvió, por la falta de publicación, la reforma al Congreso. 

Cuando cursaba el nuevo proyecto, el país atestiguo el paro nacional 21N, el cual sirvió como pretexto para introducir nuevo articulado. No obstante, a las inocuas pretensiones, el gobierno mostró con argumentos técnicos y sustentados la bondad del proyecto y con algunas modificaciones, al presentado un año antes, fue aprobado por el Senado y en maratónica jornada por la Cámara de Representantes. 
Se convierte en motor de desarrollo para mantener saludables indicadores de crecimiento económico formal y sostenible por encima del 3.2% registrado este año. 

La lista de deseos
Los organizadores del 21N, multiplicaron los 13 puntos iniciales por ocho, presentando un pliego de 104 puntos. Equivocadamente han pretendido sustituir la institucionalidad democrática del proceso legislativo bicameral y la gobernanza del ejecutivo elegido popularmente amenazando con vías de hecho. Olvidan que los 200 mil manifestantes del 21N son apenas el 5% de los votantes en el proceso electoral presidencial. Consideran están investidos por la protesta con facultades para “negociar” y no “conversar” con el gobierno Duque. 

Las pretensiones plasmadas desconocen el estado de derecho constitucional. Con matices de otrora soberbia negociación sindical aspiran desconocer la representación electoral del congreso y el plan de gobierno aprobado presupuestal y legislativamente.

Descabelladas peticiones anárquicas como volver a estatizar Ecopetrol, derogar el holding financiero, ley Naranja, ley TIC, la recién aprobada Ley de Crecimiento, modificar la doctrina militar y política de seguridad y defensa, protección a semillas propias y nativas, derechos de tenencia de tierras, modificación al código de transito, entre otros, forman parte de interminable incongruencia de una larga lista de deseos.

El país trabajador, pensante, estable y elector primario rechaza las vías de hecho. El clamor unísono a organizadores y seguidores es integrarse al proceso democrático y construir soluciones a la inequidad, desigualdad y respeto de convivencia ciudadana. 

Agradecido con todos y cada uno de mis lectores. Sus comentarios y aportes son infinitamente enriquecedores.
Felices fiestas y un prospero año venidero.   

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*